martes, 6 de diciembre de 2022

Pi

 


La imagen más antigua

que todavía permanece:

un cabritilla ramoneadora de la luz,

sus diabólicos ojos señalando

unas propiedades analgésicas

en los brotes tiernos del espino albar,

se te eriza la piel cuando percibes

el crujir de las tabas

de su pas de deux en solitario,

dejando un olor acre entre las páginas

sin traducir de su bestial vocabulario.

lunes, 5 de diciembre de 2022

Ómicron

 



Contemplo la ciudad

desde este pináculo que asciende

al anonimato de la niebla,

casitas de juguete cuajadas en el valle

como racimos secos,

hasta aquí sube el humo de un horno falso

sin olor a pan, el cielo es una plancha

de cinc donde los pájaros

escriben pentagramas sin sonido,

no alcanza la vista más allá de la absoluta elipse 

que describe la circunvalación,

espero a que el sol levante y me contemplo

reflejado en el espejo de las horas

sin nada que añadir, ya resignado

a esta larga jornada sin principio ni final.

domingo, 4 de diciembre de 2022

Xi



Qué largo

se le hizo a Marta aquel minuto,

ella escuchó la voz: sal fuera,

y sus ojos se adentraron en el hueco negro,

vieron la milagrosa venda

momificando un sueño de inmortalidad,

pero hasta ella llegó el olor reptante

de la putrefacción,

-usar la fe contra el amor es muy difícil-

ni siquiera esperó por el dictamen

certificado del forense.

sábado, 3 de diciembre de 2022

Ni

 


Cuando la realidad se desclava de la tabla

el viento se la lleva lejos

y aunque regrese  nunca vuelve a ser la misma,

a los niños

no les contaban las fábulas así,

por eso veían sólo castillos o espadañas,

nunca hogares verdes con el humo

saliendo por la chimenea como el vaho 

de las respiraciones familiares, 

eran lugares de silencio y las ventanas

daban siempre al muro sur

donde se ataba el burro y esperaba

el tiempo a que se alzara el sol,

demasiado toque de campana y poca música

civil para que el viento levantara

escaleras de polvo, por las que alcanzar

un cielo tan difícil 

como un golpe de gracia en la mandíbula,

aunque la realidad siempre acudía 

a socorrer tu ensoñación con el recurso

al jarro de agua fría.

viernes, 2 de diciembre de 2022

Mi

 


                    a qué suena el bronce si lo vestimos de satén


Se dice de él que renunció al recuerdo

y usó una cuerda para hilvanar las telas

que habían de envolver el cuerpo

una vez consumada su ambición,

fue péndulo durante un breve

cambio de guardia y lo bajaron

como a la bandera cuando toda Roma

se quedó en silencio,

una bandada de estorninos

se encargó de corregir mil veces

la versión definitiva,

pero al final quedó a la vista

su alma de metal, los nudos infinitos

de un ovillo de alambre suspendido

de una arcada del puente sobre el Tíber.

jueves, 1 de diciembre de 2022

Lambda


 


Ascendía el betún hasta tus manos

mientras ellas volaban ansiosas de crucifixión,

el negro amor de los abrazos

las llamaba con su voz de cuervo y las espinas

teñidas de carmín goteaban

sobre un reducido apostolado

entretenido en valorar los giros

entre el dolor filial y al pasmo

de una madre afligida,

a qué te recuerda todo esto, 

contemplador escéptico de cuadros

de naturaleza redentora, 

madera de reliquia, sí, y polvo

de carcoma bendecido por el perfume de la fe,

las manos

adornadas con clavos permanecen

durante siglos apoyadas en la tabla del pan,

ellas no lo amasan ni lo parten,

simplemente lo bendicen para que el hambre siga ahí.



miércoles, 30 de noviembre de 2022

Kappa

 


He estado pensando

en los ojos de Edipo,

cualquier palabra referida a ellos

va a ser examinada con la doble

refracción del vaso de agua,

no hay lágrimas capaces de llenar 

esas cuencas vacías, pero hay algo

que nadie con los ojos vivos 

vislumbrará jamás: el negativo fotográfico

de un mundo sin adornos que se niega

a abandonar el cuarto oscuro.