martes, 25 de enero de 2022

Con el sonido me conformo

 


Tan sólo hay que poner al lado

la traducción del tintineo de la loza,

de mil arroyos se compone

el arqueológico danubio de esa lengua,

se ha de procurar que no salte el esmaltado

con la tela de araña de la edad, 

será un sonido entre algodones, y suena así

porque se escribe con trozos fríos de cerámica

organizados en hiladas

sobre un aglutinante coloquial,

el verbo

llega con su raíz hasta la tierra

de los tensidones, donde Homero

pinta en rojo una escena fúnebre 

sobre el ánfora que guarda las cenizas de Ilión.


(hace tiempo puse letra a un rumor, sonaba como el roce fluvial de las piedrecitas desgastadas del río cuando se hacen pasar en chorro de una mano a otra, pudo ser así o muy distinto, entre pulido e informal:

incununata cu flori de mac, 

ciocnindu-mâ de fluteri muribunzi,

inaintez

prin somnul numit de mine

noiembrie.../...

pero hubo oídos que empezaron a sangrar y cerraron la luz con un portazo, seguro que tendrían razón aunque os puedo asegurar que no era lo mismo que masticar arena, probad y lo veréis).


lunes, 24 de enero de 2022

Imagina

 



Imagina el destrozo

que produciría una falange

de hoplitas susurrando

todos a una la consigna

que les han vertido en la cazuela

común del desayuno.

domingo, 23 de enero de 2022

Mirar por la ventana



Mirar por la ventana mientras la nieve cae, 

el frío no se ve pero se eleva sobre dunas de nieve iluminada, 

un solo gorrión para tanta blancura, 

las campanas proclaman su afonía conventual, sin eco, 

como flechas que regresan del aire sin paloma,

verticales e inútiles, 

pero satisfechas de no manchar de sangre 

el mantel extendido

para ocultar tanta miseria.


sábado, 22 de enero de 2022

Compárate con algo

 


Compárate con algo,

compárate con el olor a humo

que contempla el incendio desde arriba,

con la herida no, con el calor activo 

que sucede en el aire

pero recorre los anillos de edad con que los árboles

se hacen fuertes frente al capricho de los hombres,

no es lo mismo madera que ceniza, 

entre ellas ha mediado 

la ordalía semántica del fuego

y ya viven en mundos diferentes,

compárate con el aceite

que es sangre emancipada, o con el lino virgen,

él hará sensible el tacto de la ropa

sobre tu desnudez que irá durmiéndose

al mismo tiempo que la luz, un día cualquiera.



viernes, 21 de enero de 2022

Ayudando a nacer a las palabras

 



Me habían regalado aquel juguete

que eructaba palabras de metal,

yo jugaba a enterrar entre vapores

una voz azulada por la ansia

sin atreverme a preguntar de dónde

venía o hacia dónde iba aquel sonido,

su corazón de muelle 

pugnaba por salir catapultado

de su cámara lenta, y mis oídos 

con misericorde cirugía 

le hicieron una mística cesárea

al anestesiado  mecanismo.